El mercado público o el pretexto perfecto.

Por: Arq. Geraldo Fernández

0
1091

A estas alturas a la ciudadanía debe parecerle recurrente que abordemos nuevamente el tema del mercado público, como también deben parecerle recurrentes las promesas que cada cuatro años los munícipes escuchan sobre la solución a esta problemática y el también recurrente comportamiento que adoptan los alcaldes electos una vez asumen la posición y se ven ante la dura y compleja realidad que representa este tema que es de imagen urbana, de funcionamiento de la ciudad, de productividad pero sobre todo un tema económico, social y de salud pública.

Desde nuestro punto de vista el problema radica fundamentalmente en que los candidatos y posibles alcaldes solo ven la arista más visible y obvia del problema que es la infraestructura, la parte física, en su mente la situación aparece como un asunto de demoler y construir dejando de lado los factores humanos, sociales, económicos y urbanísticos que encierra este tema.

Partiendo de la evolución socio-económica de las personas que hacen vida comercial en el mercado público los cuales en un lapso de veinte años han pasado de ser agricultores, pescadores, criadores de cerdos y ganado en pequeña escala entre otros oficios relacionados con la producción agropecuaria a ser lo que hoy llamamos micro (y hasta medianos) empresarios lo que cambia totalmente la lógica de abordar el problema y pasando por entender que el mercado va más allá de sus límites y que su radio de acción e influencia se extiende desde la avenida María Trinidad Sánchez hasta la Mella y desde la Progreso hasta la Narciso Minaya se hace evidente que este problema debe ser abordado de manera holística e integral.

Hasta el día de hoy se manejan dos teorías para la solución del problema, una que aborda el tema proponiendo trasladar el mercado público a otro lugar (sin decir a que otro lugar ni que haríamos con esos terrenos que quedarían libres en el centro de la ciudad) y otra teoría que entiende que este no debe ser trasladado porque representaría la muerte económica del casco urbano y propone que se construya “un nuevo mercado” sin más detalles.

Nosotros hemos planteado en escritos, tertulias, conferencias, entrevistas y conversaciones coloquiales que todas las problemáticas del casco urbano de nuestro pueblo están directa e indirectamente vinculadas al tema del mercado, tránsito, basura, marginalidad, productividad, raterismo, contaminación visual, acústica y ambiental, crecimiento económico y desarrollo urbano sostenible no serán posibles sin antes enfrentar este monstruo de siete cabezas pero justo esto es lo que hace que este sea el gran pretexto para una discusión, un plan, un proyecto de reconstrucción del casco urbano que potencialice la ciudad y su aparato productivo.

Decantarnos por una teoría u otra es algo arriesgado si no se parte de datos, estadísticas, observaciones, testimonios y experiencias de casos similares, sin embargo estamos seguros que más que un espacio para comprar y vender lo que se concentra allí es el potencial económico de la ciudad en un espacio democrático y plural que ha trascendido su área física y que ya se encuentra enraizado en la memoria colectiva de la gente, en ese factor que no se ve con los ojos y que solo podemos sentir los hijos de este pueblo se encuentra la respuesta y la solución, nuestro esperado pretexto. Miremos más allá de nuestra vista.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here