Pobreza y Expectativa de Vida.

Por: José Luis De Ramón Socio Director jlderamon@deloitte.com

0
936

No cabe duda que la pobreza es una enfermedad mortal.

La expectativa de vida, para los países pobres, depende mucho de su ingreso per cápita.

En países donde el ingreso per cápita excede los US$30,000 dólares anuales (que para este artículo serán los “países ricos”), la duración de la vida parece haber llegado al máximo en el que, hoy, las ciencias de la salud pueden expandir la vida, esto es, unos 82 años.

Sin embargo, si una persona nace en un país con menos de estos US$30,000 anuales, su vida será más corta. Y cuanto más pobre sea el país, menor será la vida de sus ciudadanos.

Nacer en un país cuyo ingreso per cápita es menor a US$10,000 anuales implica vivir 16 años menos que haber nacido en un país rico. Este es el caso de Burundi que con US$700 anuales tiene una expectativa de vida de 57 años y de Haití que con un ingreso per cápita de US$1,660 anuales tiene una expectativa de vida de 63 años.

En países con ingreso per cápita entre US$10,000 a US$20,000 anuales, una persona vivirá 8 años menos que si nace en un país rico. En este grupo están la República Dominicana (US$12,700 anuales), Macedonia y Brasil con 74 años de expectativa de vida; y China con 76.

Si nace en un país cuyo ingreso per cápita esta entre US$20,000 a US$30,000 anuales vivirá 6 años menos que si nace en un país rico. Bahamas, Hungría y Eslovaquia están esta categoría, con 75 años de expectativa de vida).

En los países ricos, sin embargo, la expectativa de vida es muy similar por más que tengan grandes diferencias de nivel de ingreso per cápita, localización geográfica o culturales. Israel, España y Corea son, culturalmente, muy diferentes entre sí. Su ingreso per cápita es muy similar (US$ 32- 35,000) y su expectativa de vida, la misma: 83 años.

Japón y Francia, más ricos (US$38,000) tienen una expectativa de vida de 82 y 84 años respectivamente
Alemania (US$ 45,000) o EE. UU. (53,000 anuales) tienen una expectativa de vida de unos 80 años.

Las conclusiones son evidentes. En un mundo donde la ciencia y la tecnología están aumentando la duración de la vida, todavía la mejor medicina es el desarrollo económico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here