Un gran año para Nagua

0
596

Por: Arq Geraldo Fernandez

Al pasar balance al 2017 no quedan dudas de que ha sido un año provechoso para nuestro pueblo donde hemos tenido importantes avances en diferentes aspectos de la vida en comunidad, de lo que ha sucedido este año debemos sacar las lecciones para recibir el 2018 y que este sea un año donde podamos seguir avanzando hacia el desarrollo sostenible y equilibrado buscando que ningún sector se quede rezagado.

A nivel de inversión pública este año hemos visto como antiguas demandas sociales han sido atendidas y resueltas como es el caso de la reconstrucción de la carretera Nagua-San Francisco de Macorís y la carretera Las Gordas-Mata Bonita la cual se encuentra en proceso de ejecución, también se trabaja en el asfaltado de calles de varios municipios y distritos municipales lo que viene a elevar la dignidad y calidad de vida de nuestra gente además del impacto económico que estas obras tienen en las comunidades.

Siguiendo este orden es preciso mencionar el caso del Hospital Antonio Yapor Heded cuya demanda de rehabilitación y ampliación asumieron todos los sectores de la sociedad, esta obra, después de pasar un largo tiempo detenida ha sido retomada y actualmente avanza satisfactoriamente hacia su conclusión y puesta en operación pautada para los primeros meses del próximo año.

En cuanto al gobierno local, este ha logrado dar solución a antiguas problemáticas como el tema del matadero municipal además de soluciones puntuales a problemas comunitarios convertidos en proyectos a través del presupuesto participativo, sin embargo lo más importante en este renglón ha sido el interés e iniciativa en atender los problemas estructurales del tránsito y la basura, para esto el ayuntamiento ha recibido total apoyo del gobierno central, de esta cooperación se desprenden programas como Dominicana Limpia y el Plan de Ordenamiento Vial que ahora mismo se encuentra en la primera fase de su implementación.

Este año que despedimos ha representado un resurgir en la economía pueblerina dinamizada por las inversiones en los sectores inmobiliarios, construcción, comercio y servicios. En estos doce meses en nuestro territorio se han instalado casas comerciales de renombre nacional, instituciones educativas de primera categoría, se han construido casi quinientas unidades de apartamentos y viviendas y más de setecientas se encuentran en carpeta para iniciar en los próximos meses, mientras tanto decenas de jóvenes emprendedores han iniciado sus propios negocios mientras otros se destacan en el campo profesional.

En cuanto al turismo seguimos siendo el destino preferido de toda la región a lo que se suman cada vez más personas de otros puntos del país, esto lo atestigua la expansión de nuestra oferta hotelera que acaba de hacerse más que evidente con la ampliación del insigne Hotel Sinaí, testigo por excelencia de la historia de Nagua y de todos sus momentos.

Me atrevo asegurar que nuestro pueblo nunca estuvo tan unificado en torno a la idea de que tenemos que seguir avanzando y es que mucha gente no sabe que este proceso de unidad inició hace un año cuando un grupo de ciudadanos constituidos en la organización que hoy se conoce como Foro Estratégico firmamos junto a todas nuestras autoridades el Pacto por el Desarrollo y nos comprometimos a trabajar unidos en favor de los planes, programas, proyectos y acciones que nos llevarán al lugar que la historia y la Providencia tienen reservado para este pueblo. La unidad no ha sido cosa del azar, ha sido fruto de un parecer común entre mucha gente que entiende que este es el tiempo de Nagua.

Esta cohesión social que vamos construyendo paso a paso, aun con los naturales escollos de un pueblo de inmigrantes donde cada cabeza es un mundo y la política se lleva con desmedida pasión, ha sido capaz de producir eventos como el Festival Nacional del Coco y de unirse en las diferencias para ir en ayuda de quienes se han visto afectados por calamidades como es el caso de las comunidades que sufrieron los embates de los huracanes Irma y María.

Los retos del porvenir son muchos y arduos, en el 2018 tenemos que seguir insistiendo en la terminación del malecón, la construcción de un nuevo mercado público y un relleno sanitario que sustituya el contaminante vertedero del Juncal así como atender ese cinturón de miseria que crece rápidamente desde el puente Nagua hasta las parcelas de arroz del kilómetro cinco donde tantas familias viven en la marginalidad.

Problemáticas como la inseguridad ciudadana, el mal uso y carencia de espacios públicos y el crecimiento urbano descontrolado deben ser abordados desde una óptica integral e incluyente aprovechando las capacidades de tantos ciudadanos preocupados y deseosos de aportar para hacer de esta casa grande de todos, un mejor lugar para vivir.

Por todo esto y más, desde ahora y para los próximos doce meses declaramos el 2018 como el “Año de la Consolidación de la Unidad” y abogamos por mantener la actitud de cooperación y colaboración que nos ha permitido cosechar tantos éxitos en las postrimerías de este año que pasa pero que quedará escrito con letras de oro en el libro de nuestra historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here