Ordenando la ciudad

Por: Arq. Geraldo Fernandez

0
549

Se define orden como “situación o estado de normalidad o funcionamiento correcto de algo, en especial armonía en las relaciones humanas dentro de una colectividad”, de esta definición destacamos las palabras funcionamiento, armonía y colectividad porque nos refiere a tres condiciones y características fundamentales de una ciudad la que en la medida de lo posible debe funcionar bien para  beneficio de todos quienes las habitan.

Ordenar una ciudad no es tarea fácil y requiere de mucha paciencia (paz y ciencia), el instrumento que los urbanistas utilizamos para iniciar este proceso se conoce como Plan de Ordenamiento Territorial (POT). Este define líneas generales de organización con respecto al uso del suelo y la ocupación del territorio, para esto integra instrumentos de planificación y gestión participativa vinculando diversos sectores de la población en torno a una visión compartida y consensuada de la  ciudad que se quiere tener en un tiempo determinado.

Un POT es un instrumento que para ser válido debe ser producto de un amplio proceso de participación social, de un profundo y detallado  conocimiento del territorio y de la aceptación de una idea común en cuanto a lo que se quiere y cuando se quiere. Un Plan de Ordenamiento Territorial se compone básicamente de siete etapas:

  1. Organización institucional. Como su nombre lo indica en esta etapa la entidad encargada el POT, que es el ayuntamiento, debe de organizarse y garantizar que tiene los recursos (técnicos, económicos, humanos, logísticos, etc.).
  2. Diagnóstico territorial. Describe el comportamiento del territorio a través de un análisis retrospectivo y actual de las relaciones entre el medio natural, el medio social y el medio construido. Es una investigación para obtener todos los datos posibles sobre el territorio, lo que se ha construido sobre él y sobre quienes lo han construido, con estos datos el diagnostico establece potencialidades las cuales el POT buscará incrementar y limitaciones las que se buscará reducir.
  3. Prospectiva territorial. Busca proyectar el comportamiento futuro del territorio simulando como evolucionará la situación actual, para esto se sirve de los datos documentados en el diagnóstico y crea diferentes escenarios de desarrollo de acuerdo a las potencialidades y limitaciones del territorio. Para cada escenario se diseñan lineamientos, objetivos y proyectos, pueden existir tantos escenarios como visiones de ciudad tengan los sectores incidentes en la ciudad y representados en el POT pero al final se consensuará un escenario, es recomendable que este sea  lo más realista y realizable posible.
  4. Programación. Una vez la consensuada la visión de ciudad que se quiere se pasa a la programación en tiempo, espacio y recursos de las propuestas necesarias para crear el escenario de desarrollo confirmado en la socialización. 
  5. Modelo de gestión. Se refiere al diseño y organización de los procedimientos propios del plan, se establecen también mecanismos de seguimiento y evaluación que contribuirán a garantizar la sostenibilidad del plan.
  6. Formalización. Esta etapa pasa por la validación, certificación y aprobación del plan de parte de los sectores representados y el ayuntamiento, representa el gran acuerdo sobre una visión compartida de la ciudad que se desea tener y para la cual se han establecido planes, plazos ,estrategias y responsabilidades.
  7. Implementación. Se refiere a la ejecución de las estrategias del plan en el territorio, requiere constante articulación, coordinación y diálogo como condiciones básicas para mantener su validación. La implementación del POT abre una nueva etapa en el proceso de ordenar una ciudad que por su complejidad y amplitud no podemos tratar en este artículo.

Un Plan de Ordenamiento Territorial establecerá los usos del suelo de cada zona del territorio de acuerdo a sus características, proyecciones y el escenario de desarrollo y la  visión de ciudad que se haya consensuado, este uso puede ser residencial, comercial, institucional, turístico, recreativo, industrial, mixto, urbanizable, no urbanizable, vulnerable, restringido, agrícola, entre otros.

Si me tocase definir un escenario de desarrollo para nuestra ciudad me decantaría por una ciudad que sea capaz de suplir la demanda de bienes y servicios de los polos agrícolas y turísticos que nos rodean sin comprometer la calidad de vida  de sus habitantes, que sea capaz de aprovechar sus recursos naturales sin degradarlos y crear riquezas a partir de estos. Ese escenario nos remite a una ciudad compacta, organizada, eficiente, fluida, segura, limpia, agradable, conectada, inclusiva, sostenible, equitativa, competitiva, emprendedora, organizada  y lo más importante, una ciudad vivible.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here