Hacinamiento: Una razón por la cual caer preso en la cárcel de Nagua debería preocuparle más que en las demás…

Por: Abraham José Victoria, Economista.

0
1244

Para hacer sentido de ésta nuestra primera publicación del año 2018 es necesario conocer el concepto de hacinamiento.

Según el observatorio de seguridad ciudadana de la Organización de Estados Americanos (OEA) la tasa de hacinamiento de las prisiones en términos porcentuales se entiende como la población total de personas internadas en las prisiones, instituciones penitenciarias o instituciones correccionales como porcentaje de la capacidad oficial declarada de dichas prisiones, instituciones penitenciarias o instituciones correccionales. Este porcentaje es la tasa de hacinamiento y muestra si un sistema penitenciario cuenta con más personas internadas en prisiones de las que tiene previsto tener, y en caso afirmativo, por cuánto […]

El indicador que mostramos a continuación evita al lector las interpretaciones algebraicas de tasas porcentuales que, aunque triviales no tienden ser muy intuitivas por lo que hemos hecho ajustes al cálculo para que el número se interprete con mayor facilidad.

En el gráfico se muestran las 19 cárceles o recintos penitenciarios, que caen dentro de la clasificación del modelo tradicional penitenciario de la República Dominicana y mostramos por cada uno de esos recintos correspondientes, un indicador de sobrepoblación. Este indicador se calcula como el diferencial entre la población de internos carcelarios (presos) y la capacidad máxima reportada por el recinto dividido entre la capacidad máxima que reporta la prisión. A medida que el valor de esa expresión matemática diste positivamente de cero esto implica que la cárcel está sobrepoblada.

Según estadísticas a noviembre 2017 reportadas por la Procuraduría General de la República a través de su dependencia, la Dirección General de Prisiones, la cárcel de Nagua presenta la mayor tasa de hacinamiento (734%) de las 19 cárceles que operan bajo el modelo tradicional de centros penitenciarios en República Dominicana y la más alta que se haya visto en este modelo en los últimos años.

El gráfico se interpreta de la siguiente manera: tomando el caso de la cárcel de Nagua el dato implica que por cada 1 recluso (por cada un preso) que el recinto penitenciario reporta tiene la capacidad de acoger, efectivamente hay 7 (siete presos), en otras palabras, hay una sobrepoblación en el orden del 7:1.

La sobrepoblación de las cárceles ha sido un tema recurrente de opinión pública nacional. Si bien se han realizado esfuerzos para disminuir de manera considerable la tasa de hacinamiento bajo el nuevo modelo penitenciario que implementa los centros correccionales y de rehabilitación, hay gran espacio para mejorar y llevar esas garantías de condiciones mínimas de los reclusos a cárceles como la de Nagua.

Las autoridades provinciales de salud pública (sólo por mencionar una) deberían poner atención a este tipo de fenómenos dadas las condiciones de insalubridad que el hacinamiento tiende generar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here