El Determinismo de nuestro subdesarrollo.

Por: Eduard Victoria

0
418

Existen algunas teorías que tratan de explicar las razones por los que los países de Latinoamérica, incluyendo el nuestro, no logra alcanzar el desarrollo logrado por otras naciones.
Algunas de ellas argumenta que la causa de nuestro atraso fue por la nación que nos colonizó.
Otros dicen que hay países que por su raza y cultura son supierores a nosotros.
Algunos entienden que nuestro clima es tan benigno, que no nos preocupamos por ser previsores y no guardamos pan para Mayo..
Muchos le echan la culpa al imperialismo norteamericano.
Entre otras teorías.
Si analizamos la historia de la humanidad y el desarrollo de los países alrededor del mundo, nos podemos dar cuenta que la culpa de que existan países ricos y pobres lo tiene el Sistema por lo que esas naciones se rigen.
Un ejemplo de que no importa quien nos haya colonizado, es Argentina.
Según el Banco Mundial, este país hacia el año 1913, era la 10° potencia económica del mundo. Los ingresos per cápita habían alcanzado niveles sostenido por Francia, Alemania, por encima de Italia, España, Austria y Japón. Con un altísimo índice de Desarrollo Humano.
Para el 2015 bajó a la posición número 23. Grandemente superada por los países mencionados.
No creo que esa reversión en su desarrollo económico haya sido culpa de sus colonizadores.
Otro mito que debemos desmontar es que hay razas y culturas superiores.
Eso no es cierto.
Pongamos el caso de Alemania. Después de la ll Guerra Mundial, ésta fue separada por un muro desde el 1961 hasta su caída en el 1989. Fueron 28 años durante el cual una parte, la Occidental con un sistema de libertad política y económica, superó inmesamente a la otra, la parte Oriental, pobre, rezagada tecnológica y económicamente, con ausencia absoluta de libertad. Estamos hablando de un país con la misma raza, la misma cultura, pero con dos sistemas totalmente opuestos.
Un caso mas reciente y muy actual. Corea, era un solo país hasta el 1945. Una de las civilizaciones mas antiguas del Mundo. Está divida en Corea del Sur, rica, próspera, altamente desarrollada, la 13° potencia económica del mundo, mientras sus hermanos del norte, pobres con problemas de nutrición y hambruna. Misma raza, la misma cultura, pero sistemas diametralmente diferente.
El clima tampoco tiene que ver con la riqueza de una Nación. Mientras los europeos nórdicos estaban protegiéndose de las inclemencias del tiempo en cuevas y cavernas. Los Egipcios construían imponentes palacios y monumentos que aún hoy día muchos de ellos están en pie. Desarrollaron la Geometría, entre otras ciencias. En la India se creó el cero, los Arabes lo introdujeron a Europa. Ni siquiera los Romanos llegaron a utilizarlo. Esas civilizaciones se desarrollaron en climas cálidos y tropicales.
Culpamos al imperialismo norteamericano. Creo que al contrario de ser un país que nos ha perjudicado, nosotros somos los que no le hemos sacado el provecho a la cercanía a la Nación que tiene el mercado mas grande del mundo.
Nuestras zonas francas que producían para el mercado norteamericano, prefirieron mudarse a China, que está situada a miles de kilómetros de los Estados Unidos. Porque ese Sistema les brindaba un ambiente económico mucho mas favorable. A esos empresarios no les importó la lejanía. Y así ha ocurrido en Mexico, El Salvador y otros países latinoamericanos.
No debemos olvidar que un Sistema Educativo inclusivo, actualizado con los tiempos y eficaz, es fundamental. Pero para salir del atraso debe estar acompañado de un Sistema político y económico que vele por la libertad, y que garantice a que todo el mundo tenga las mismas oportunidades para progresar. Sin injusticias, ni privilegios.
Es urgente dejar atrás ese Determinismo histórico, esa fatalidad tropical y geográfica del subdesarrollo que padecemos muchos de nosotros. Es imposible que podamos cambiar nuestra historia, nuestra situación geográfica, nuestra raza, nuestra cultura, pero sí podemos hacer, en el presente, los cambios en nuestros Sistemas políticos y económicos, para lograr, en el futuro, ese anhelado y elusivo desarrollo que nos cuesta tanto alcanzar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here