Estamos feos

Por: Eduard Victoria

0
224

Los efectos de la desnutrición durante la primera infancia pueden ser devastadores y duraderos, según los expertos. Pueden impedir el desarrollo conductual, cognitivo e intelectual, el rendimiento escolar y la salud reproductiva, reduciéndo enormemente su capacidad futura de ser un ente productivo para la sociedad.
La desnutrición infantil está íntimamente relacionada a la pobreza extrema, sustentada por el analfabetismo o muy baja educación, inseguridad laboral, desempleo, un entorno ambiental insano, promiscuidad, entre muchas otras condiciones, que no permiten que los padres de los niños puedan obtener la capacidad mínima para satisfacer sus necesidades básicas.
Los estragos que provocan la desnutrición infantil son los peores para la sociedad, ya que el órgano mas afectado es el cerebro de los niños, que sufrirán las consecuencias para el resto de sus vidas. Y si la mayor riqueza de un pueblo está en su capital humano, y ese capital está discapacitado, ese pueblo estará condenado a vivir eternamente bajo la siniestra tiniebla de la miseria.
Hago esta observación porque creo que debemos considerar muy grave y serio los datos que fueron dados a conocer y publicados el 26 de abril del 2018 en el periódico Hoy, donde se afirma que: El 61% de los niños de seis a once meses están anémicos, al igual que el 34% de las mujeres en edad productiva. Además un millón de dominicanos no están bien alimentados.
No entiendo como es posible que nuestro país esté en esas condiciones, cuando, según nuestras autoridades, hemos crecido en los últimos 13 años un ¡218%!. Un record donde la economía dominicana ha experimentado el mayor volumen de expansión desde 1960 a la fecha.
Como que no existe concordancia entre las cifras y la realidad.
Pero está bien, vamos a aceptar esos números como que son verdaderos.
Entonces nos debe dar verguenza que con todos los recursos generados de ese “inmenso crecimiento económico”, estemos en semejantes condiciones.
Y si a ese problema de desnutrición que tenemos le añadimos que somos de los países con peor educación . Nuestros estudiantes obtuvieron el último lugar en la evaluación de rendimiento escolar en la pruebas de PISA, donde participaron 72 países. El propio Ministerio de Educación admite que solo el 50% de los alumnos del Tercer Grado de Primaria poseen niveles de conocimientos elementales, 12% apenas satisfactorios en lengua española y 27% en matemáticas, pesar del 4% .
No solo bastan los recursos, es indispensable una eficiente gestión de ellos.
Hasta que no estemos convencido de que la educación debe ser una obsesión nacional, no saldremos del agujero en que estamos metidos.
La salud y la educación están intrínsicamente ligadas una de la otra. Aquellos que tienen mayor nivel educativo son mas propensos a tener los recursos y los conocimientos para seguir comportamientos mas saludables, ganar mas dinero para que sus niños tengan una alimentación adecuada, y vivir con menos complicaciones.
No se puede proporcionar una buena educación a una población con deficiencia nutricional. Y si partimos de la premisa de que la eduación es el pasaporte hacia el futuro y el mañana pertenece a las personas que se preparan hoy, entonces, a la verdad que estamos feos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here