Un arma muy poderosa

Por: Eduard Victoria

0
377

A lo largo nuestras vidas hemos sido testigos de las luchas, movilizaciones, huelgas y otros tipos de movimientos, exigiendo servicios públicos, como arreglos de carreteras, caminos vecinales, agua potable, luz, educación, salud,seguridad, construcción de puentes, alcantarillas, canales y hasta para algo tan sencillo como la instalación de una simple bomba para el regadío de áreas agrícolas.

Se supone que el Estado debe garantizar esos servicios y construir esas infraestructuras.

Pero muchas veces no es así. Y vemos como esos pobres ciudadanos le imploran, suplican, ruegan, elevan plegarias, y hasta lloran para que el Estado les resuelva algún problema. No importa que éste sea urgente o no, grande o pequeño, caro o barato. Lo cierto es que hasta que no se lleve al pueblo a una situación de violencia, el Estado no le hace caso a sus demandas.

Pero hay un arma mucho mas efectiva, segura y eficaz, para que los incumbentes de los gobiernos tomen mas en cuenta los requerimientos del pueblo.

Para lograr que esa arma funcione, se debe utilizar de manera conciente, inteligente, sensata, responsable, prudente y juiciosa.

Es un arma infalible e indefectible. Es tan valiosa que no debe ser comercializada, ya que si la vendemos perdemos el gran poder que en ella existe. Y por la cual todo político hace hasta lo imposible por obtener.

Cuando transamos, vendemos o subastamos esa arma, entonces ocurre lo de siempre: El abandono a la suerte las soluciones a nuestros problemas.

El beneficiado por ese gran poderío que tenemos, debe ser una persona de probada seriedad, con demostrada vocación para servir a los demás. Además preparada, con conocimientos académicos o empíricos, trabajadora, con sensibilidad social, que se identifique con su pueblo, que su historia de vida haya sido limpia y que su accionar sea un ejemplo para todos.

El potente armamento al que me refiero es: El Voto Ciudadano.

Si lo utilizamos como es debido, lograremos, como Nación, grandes cosas.

El voto depositado con conciencia, aumenta nuestro sentido de responsabilidad por los actos de los gobiernos, y contribuyen a que los líderes se comporten honestamente.

Podemos utilizar nuestros votos para castigar las malas acciones de las autoridades; porque las elecciones, muchas veces, son la venganza del ciudadano. Que pueden convertir las boletas electorales en puñales de papel. Que es mucho mas efectiva que cualquier huelga o movilización social.

Con el voto conciente se construyen hospitales, escuelas, carreteras, y se aplican políticas públicas eficientes. Con la venta de éste y la indiferencia, no se construye ni se logra nada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here