Los mecanismos de Frenos y Contrapesos

Por: Eduard Victoria

0
160

Las sociedades que han logrado los mayores índices de desarrollo económico, político y social son aquellas donde la institucionalidad, La Constitución, las leyes, la independencia y la soberanía de los poderes del Estado son respetadas, honradas y veneradas con gran fervor.

Estos criterios antes mencionados forman parte de lo que se llama, Mecanismos de Frenos y Contrapesos de la Democracia.

Estos principios son los instrumentos que posee los regímenes democráticos para regular, ajustar, controlar y equilibrar los poderes públicos, y así evitar que uno se pueda imponer, dominar y prevalecer sobre el otro.

Como el poder tiende a corromper, y el poder absoluto corrompe absolutamente. El control sobre la administracion de la cosa pública debe ser ejercido por individuos o por instituciones independientes y soberanas.

Existen personas que son de la opinión de que un Presidente debe tener un congreso donde la mayoría de sus miembros sean de su propio partido, para de esa forma llevar a cabo las reformas necesarias y los objetivos que se ha propuesto en su programa de gobierno. En cierta forma tienen razón, pero debemos recordar que la democracia es negociación y no imposición. Muchas veces se hace uso de lo que una vez llamó Leonel Fernández, cuando se impuso los jueces de la Junta Central Electoral durante el cuatrenio de Hipólito Mejía, la “Tiranía de la mayoría”.

Por eso es que es conveniente, para que se mantenga y agigante la salud de la democracia, que el poder en los organismos del Estado esté representado por diversas institituciones políticas.

Los partidos políticos y los candidatos de oposición son uno de los contrapesos mas importantes de la democracia.

En nuestro país tenemos una oposición debilitada a causa de sus propios errores, pero tambien por culpa de los que han manejado el Estado en los últimos 14 años, que aprovechando la debilidad de muchos dirigentes opositores a la obtención de riquezas al vapor y sin esfuerzo, han tratado y logrado disminuir a los partidos de oposicion a la mínima expresión. Dando como resultado que no exista el necesario mecanismo de Frenos y Contrapesos que controle, vigile, supervise, audite, vele, y custodie nuestros recursos económicos que el partido oficial maneja a su antojo.

Por tal causa vemos que no se investiga a fondo, ni se persigue y mucho menos se condene aquellos personajes que son acusados por actos dolosos. No se puede hacer justicia porque no existió los mecanismos de contrapeso para designar jueces y fiscales imparciales, que no estén contaminados y comprometidos con los que los designaron. Ellos son sus verdaderos jefes y a favor de ellos son los que éstos brindan sus lealtades y por consecuencia sus veredictos.

Por eso vemos que ya ni siquiera es noticia cuando el gobierno emite esos infame bonos soberanos aumentando de forma alarmante la deuda externa, que ronda ya por el 50% de nuestro PIB. Esto es porque en el congreso no funcionan los mecanismos de balance de poder, y no pueden funcionar, porque lamentablemente no existen.

Creo que muchos dirigentes políticos se equivocan cuando pretenden destruir esos mecanismos. Porque son tan necesarios que en algún momento, cuando su poder se vea disminuido o agotado, deben recordar que nada dura para siempre, querrán hacer uso de ellos, bien sea para protegerse de alguna persecución, o de algún abuso de poder de quien lo detenta. Entonces se encontrarán con la mala noticia de que ya no existen y no se podrá evitar que sus derechos sean vulnerados.

En conclusión, los mecanismos de Frenos y Contrapesos son instrumentos que se deben preservar. Es una herramienta que nos beneficia a todos. Se debe dejar a un lado la creencia de que el Estado es del partido de gobierno. El Estado somos todos y es de todos. Es de la oposición, de la sociedad civil, y de todo el pueblo, no importa su condición social ni económica.

Por tales razones debemos ser sabios al elegir nuestros digentes, no es saludable que un solo partido tenga el poder absoluto, eso va incluso contra nuestros propios intereses como pueblo.
La democracia se fortalece con las discrepancias. Las unanimidades son caminos del totalitarismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here