A propósito del Pacto Migratorio

Eduard Victoria

0
142

Se ha estado comentado mucho acerca del Acuerdo Migratorio que se prevé será firmado el 10 y el 11 de diciembre en Marruecos.

Diez países, hasta ahora, han confirmado su rechazo a suscribirlo. Estos son: Estados Unidos, Estonia, República Checa, Australia, Bulgaria, Israel, Polonia, Austria, Hungría, Bulgaria y la República Dominicana.

Si nos ponemos a analizar un poco, nos daremos cuenta que esos países son receptores netos de migrantes, y sus nacionales son pocos dado a emigrar.

A excepción de la República Dominicana. Somos receptores, pero también tenemos una gran cantidad de dominicanos dispersos en numerosos países en condiciones migratorias regulares e irregulares.

Se estima que mas de 1.5 millones de dominicanos forman parte de la diáspora que ha elegido otros países con la esperanza de mejorar su calidad de vida.

Con relación a nuestra población total de unos 10 millones, es un porcentaje muy elevado de connacionales que tenemos residiendo fuera de nuestras fronteras.

Por tal razón es importante para nosotros ese Pacto Migratorio, que hoy rechazamos, y muchos sectores de la sociedad aplauden ese hecho. Se olvidan que los dominicanos que están lejos de su tierra serán beneficiados de los esfuerzos globales para consensuar derechos mínimos para ellos.

Muchos se sienten satisfechos porque nuestro gobierno se negó a firmar el acuerdo. Pero lo que están es convirtiéndose en tontos útiles de los sectores políticos y empresarios multimillonarios, que no les conviene una regularización y organización de nuestra política migratoria. Les rinden pingües beneficios económicos que se mantenga este estado de cosas, y al mismo tiempo nos mantienen con la creencia de que el enemigo es la masa de personas pobres que pasan por nuestra frontera, y no los políticos, militares y empresarios que, ante su mirada indolente, apática y corrupta, permiten y financian la entrada de esos individuos a nuestro territorio.

Esos aprovechados son los auténticos enemigos. Traidores que representan el verdadero peligro a nuestra patria.

Ahora se exhibe como una gran hazaña el habernos desvinculado al Pacto Migratorio. Con unos argumentos totalmente divorciado de la verdad. Y como los dominicanos no somos muy dado a la lectura, creemos en todas esas falsedades que nos predican.

No es cierto que en el acuerdo se pierde soberanía, en él se dice expresamente que no es vinculante, respeta la libertad y la independencia de las leyes migratorias de cada signatario.

Su objetivo principal es que el inmigrante sea tratado como seres humanos, evitando que sea maltratado, vejado, que no sea aterrorizado por las autoridades policiales y militares que los extorsionan para sacarles el dinerito que se puedan haber ganado. Como muchas veces sucede en nuestro país con los extranjeros indocumentados, así como también con los dominicanos que viven en otras naciones.

Evitar que sean explotados por empresarios, que se aprovechan de su condición para contratarlos para pagarles menos y evitar los gastos que implica el tener que cumplir con los compromisos de ley que implica el tener un empleado dominicano. Propiciando que la mano de obra nacional sea sustituida por la extranjera, contribuyendo aún mas al aumento del desempleo de nuestros compatriotas.

Los 23 objetivos de este Pacto están disponibles en el Internet. Debemos leerlo con sentido analítico, sacar nuestras propias conclusiones. Y no tomar como verdades absolutas todas esas declaraciones interesadas, y muchas de ellas producto de la ignorancia de algunos sectores chauvinistas y patrioteros, que han sido históricamente parte fundamental, y patrocinadores de este caos migratorio que hoy impera en nuestra República Dominicana.

“Mientras no se castigue a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán siempre víctimas de sus maquinaciones”. Juan Pablo Duarte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here