La Ruta Telemicro en las Patronales de Nagua

Eduard Victoria

0
783

Las Patronales de Nagua en el momento que escribo este artículo está en pleno desarrollo.
En esta ocasión no me voy a referir acerca de las faltas, los inconvenientes, las molestias que causan a los residentes de las zonas aledañas la realización de nuestras fiestas altagracianas.

Tampoco me voy a referir a la indolencia y a la falta de consideración de los organizadores hacia este pueblo, por la no colocación de baños públicos, provocando que los visitantes hagan sus necesidades fisiológicas en las mismas calles, callejones y en la playa, atentando contra la higiene, las buenas costumbres y el medio ambiente.
Quiero hacer referencia acerca del espectáculo bochornoso, y de muy mal gusto presentado en la tarima, antes llamada la Plataforma de la Cultura, por parte de la Ruta Telemicro en la noche del viernes.

No entiendo como es posible que un show de tan bajo nivel de calidad, donde las palabras y los gestos obscenos son los protagonistas y con los que se pretende ganarse el favor y los aplausos de los asistentes, sea permitido por las autoridades. A esos “artistas” no les importa que dentro del público hayan niños, niñas, adolescentes. Era notable como muchos de los espectadores se ruborizaban y no ocultaban su malestar por el feo, sucio y vulgar espectáculo que estaban presenciando.

En un momento en que el propio presidente de la República, las autoridades eclesiásticas y todas las entidades sociales, han estado expresando su preocupación por la pérdida progresiva de los valores morales, esta caravana hace acto de presencia en nuestra comunidad con un show repleto de vulgaridades, con interpretaciones groseras, libidinosas e impúdicas, y cargadas de expresiones misóginas dando a demostrar su falta de respeto a la dignidad de las mujeres.

En esta oportunidad me hago eco de las expresiones de inconformidad de una gran parte del público que asistimos a estas fiestas, y les pedimos a las autoridades municipales que por respeto a esta ciudad, proclamada Ciudad de Dios, no se vuelva a permitir la presentación de tan vergonzoso, afrentoso, humillante y escandoloso espectáculo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here