El enorme poder que poseemos

0
217

Muchos de los grandes cambios políticos y sociales se han logrado gracias a manifestaciones pacíficas de los pueblos.

Las protestas frente a la Casa Blanca por el derecho al voto de las mujeres en Estados Unidos en junio del 1917.

Uno de los mas conocidos y destacados fue el Movimiento de independencia indio, dirigido por el inmenso pacifista, político y pensador Mahatma Gandhi, contra el imperio mas grande y poderoso de esa época, El imperio Británico.

La lucha por lo derechos civiles de Martin Luther King.

En el 1986, millones de filipinos salieron a las calles de Manila para protestar pacíficamente. A los pocos días el gobierno de Ferdinand Marcos tuvo que claudicar.

En el 2003 Eduard Shevardnadze fue destituído sin derramar una gota de sangre con la Revolución de Las Rosas, cuando los manifestantes entraron al parlamento en Georgia llevando flores en las manos.

Mas recientemente, la Primavera Arabe, que aunque en no todos los países se lograron los cambios deseados, en otros, como en Túnez, sí se alcanzaron.

Este mismo año los presidentes de Sudán y Argelia anunciaron de que abandonaban el poder después de décadas ejerciéndolo, gracias a campañas pacíficas de resistencia.

Hace menos de un mes, el gobierno “autónomo” de Hong Kong, que cada día pierde mas su autonomía del poderoso gobierno dirigido por el autoritario Partido Comunista Chino, tuvo que suspender una controvertida ley de extradición, que podría ser usada para enviar disidentes políticos a China Continental, gracias a las multitudinarias protestas que han sido en su mayoría pacíficas.

En nuestro país también se ha dado ejemplo de lo que se puede lograr con la participación de las masas populares en las calles: la inversión del 4 por ciento del PIB a la educación.

La Marcha Verde, gracias a su activismo de forma no violenta, ha logrado colocar en la conciencia del pueblo la importancia de luchar contra la corrupción y la impunidad.

Actualmente se puede considerar como acciones esperanzadoras, las manifestaciones pacíficas en contra de la modificación de nuestra Constitución, solo porque un grupo enquistado en el poder quiera perpetuarse en él.

Los dominicanos debemos entender y estar conciente del poder que tenemos. Que nosotros, la gente común y corriente, que en forma unida, cohesionada y comprometida, somos los que en realidad poseemos la capacidad de cambiar el mundo.

La historia está de nuestra parte.

” Ay de los pueblos gobernados por un poder que ha de pensar en la conservación propia” JLB.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here