Retos del próximo ayuntamiento

0
313

Una de las razones fundamentales que me han impulsado a participar en la política buscando serel candidato a alcalde del Partido de la Liberación Dominicana para el municipio de Nagua, esla convicción de que nuestro ayuntamiento no tiene las capacidades necesarias para organizar ydirigir una ciudad en tránsito de pueblo a ciudad y reinvindicar su rol constitucional degobierno local.

La certeza de esta afirmación se sustenta en el hecho de que a más de siete décadas de historiamunicipal, la principal organización de lo que el patricio Juan Pablo Duarte concibiera como elcuarto poder no ha logrado, en ningún momento de nuestra historia, estar a la altura de lascircunstancias.

Si se analiza la evolución socio-económica de nuestro pueblo y como esta ha impactado en su crecimiento urbano, nos damos cuenta que siempre los gobiernos locales han quedado
desfasados en cada uno de los procesos de expansión demográfica y urbana que han
configurado la ciudad que tenemos hoy. Si en gran parte de nuestra historia este desfase podía ser tolerable o admisible por las limitaciones de la época y aquellas intrínsecas a nuestra sociedad y al liderazgo surgido de ella para dirigirle, en la contemporaneidad deberíamos sentirnos preocupados por la persistencia de esta situación.

La ciudad de hoy precisa de un ayuntamiento que pueda dar respuesta a sus problemáticas desde las esferas de la gerencia, el ordenamiento territorial, la planificación, la participación ciudadana y las premisas del desarrollo sostenible, que saque el máximo provecho a las tecnologías de la información y la comunicación (TICS) y que sea generador de confianza para actuar como catalizador de los procesos de desarrollo social, económico y urbano.

La gestión municipal que se instale en 2020 en el viejo edificio de la 27 de Febrero (antigua
Colón) tendrá la última oportunidad (antes de que la situación sea irreversible), de resolver el
terrible problema del tránsito, eficientizar los servicios públicos, revertir el déficit de áreas
verdes, espacios públicos, deportivos y recreativos, enfrentar la contaminación ambiental,
gestionar el uso de suelo y nuestros recursos naturales, gerenciar el acelerado proceso de
urbanización y garantizar a los munícipes el derecho a la ciudad.

Para que la nueva gestión salga airosa del reto que le espera, deberá iniciar una profunda
reingeniería institucional que modernice el ayuntamiento de manera integral adaptándolo a los
nuevos tiempos, promover y lograr un gran pacto social por el futuro del municipio donde estén representados todos los sectores y donde se establezca con claridad meridiana cual es ciudad que queremos tener, que necesitamos para tenerla y como haremos para tenerla.

El próximo ayuntamiento deberá ser quien sobre los pilares de la institucionalidad, la modernización y la planificación construya la plataforma para proyectar una ciudad habitable y productiva, atractiva y económicamente dinámica, de oportunidades para las generaciones
actuales y para las futuras. El próximo ayuntamiento estará en la inevitable posición histórica de ser todo lo aquí descrito o de ser todo lo contrario, para beneficio o desgracia de la ciudad y sus ciudadanos. Ha llegado la hora cero.

El autor es urbanista y aspirante a alcalde de Nagua (PLD).

Arq. Geraldo Fernández

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here